Protesta de transportes de carga en la Frontera  el Amatillo.

LAS BUENAS SEÑALES DEL TRANSPORTE DE CARGA

Una vez transcurre el mediodía, se detiene el 80% de los vehículos de recepción y entrega de mercancías. Paneles, camionetas y camiones se apagan por unas horas para evitar la pérdida de  eficiencia   con la falta de circuitos de carga entre  Colón, Panamá y Panamá Oeste. O de estas provincias con el resto del país.

Después de las 12:00 p.m.  se abre un espacio que puede aprovecharse sin contratiempos, sobre todo porque ha disminuido el tranque y porque las empresas, salvo los fines de semana, se toman un respiro.

Este lapso es el que aprovecha Smartrans desde hace más de un año. Es una startup creada con el propósito de facilitar los viajes de los transportistas, a quienes conecta con diversos tipos de clientes, sean  intermediarios  o comercios que atienden directamente al público.
La empresa, ubicada en Panamá Pacífico, se vale de aplicaciones o apps tan fáciles de descargar en un equipo móvil o en una plataforma web, como sucede con Uber, Cabify o.

EasyTaxi. Su estrategia consistió primero en el B2B o Business to Business, negocio a negocio, con lo cual contabilizó cientos de  descargas de interesados en  enlazarse a través de esta startup.

“El transportista es un conductor asociado a nosotros. Pero es él quien    realmente presta el servicio. Lo que hace la aplicación es vincular la necesidad del consumidor con la disponibilidad de miles de transportistas que quieren más carga, y que pasan mucho tiempo parados y pierden  productividad”, explica Alan Rosell, gerente y cofundador de Smartrans.

La última novedad de esta empresa radica en la presentación al público de una nueva aplicación. A mediados de abril sacó una nueva versión destinada  no solo a atender el B2B, o sea las empresas, sino al B2C, es decir, la entrega al  consumidor final. “Cualquier persona puede pedir el acarreo para mover un sillón o un mueble”, agrega Rosell.

Una manera de medir la dinámica del comercio local consiste en mirar las ventas de vehículos  de carga. Las cifras de la Contraloría General de la República registran el comportamiento mensual de compras de paneles, camionetas y camiones.

Aunque en el primer trimestre de 2016 se vendieron 3 mil 53 vehículos de carga, y   en el mismo periodo de  2017 la tendencia llegó a  2 mil 441 unidades,  el presente año deberá apuntar un mejor crecimiento económico  y por ende más compradores de vehículos de carga.

El transporte por vía terrestre se convirtió en un importante componente de la actividad económica del país. Según las cifras del Instituto Nacional de Estadística, en  2016 las actividades de transporte, almacenamiento y comunicaciones representaron el 13.9% del producto interno bruto.

Las estadísticas del sector de transporte   motivan a Smartrans a proponerse metas ambiciosas pero posibles, en un entorno económico local un tanto más lento.

“Vamos a un tercer escenario para hacer otro tipo de mudanzas. Esta solución debe estar lista a mediados de año. Entendimos ya qué necesita el transportista y cómo se recluta.  Pero decidimos hacer una pausa, porque todavía no estaba lista [la app] para sacarla al mercado. Para esto  tuvo que hacerse una segunda inversión. Prefiero no revelar el monto,   pero fue más del doble que la primera [aplicación]”.

Smartrans tiene la expectativa de apuntar 7 mil 500 descargas tras la presentación de su aplicación más reciente, a mediados del pasado mes de abril.  La startup busca  reclutar a más de  mil 500 transportistas. Hasta la fecha tiene registrados un total de 500.La startup, como suele suceder con las empresas de la economía colaborativa, sustenta su operación en la confianza de los usuarios. Para esta meta, en este caso,   es clave conjugar la mejor imagen posible de los asociados con la eficiencia de su atención al público.

“Lo que estamos tratando de hacer es que nuestros transportistas estén bien presentados y que los camiones estén en óptimas condiciones; y que hagan un excelente servicio y que se le dé al cliente la oportunidad de evaluar el servicio”.

Smartrans es un asistente de 24–7–365, agrega Rosell. La declaración no es una frase de cajón, porque el ejecutivo asegura que el servicio de la compañía no tiene restricciones de horario y cubre todo el país.

“La aplicación tiene cuatro pasos: lo primero que debe hacerse es indicar el tipo de servicio que se desea, como un acarreo o un reparto, o solicitar una mula. Luego debe configurarse las características del viaje: el tipo de carro, si  exige cierta  temperatura, o si se necesita de un ayudante”.

El tercer paso es mapear la ruta, para indicar el sitio donde se recogerá la mercancía o su destino. Y señalar, si es necesario,  el número de   entregas  y el punto donde  finalizará el recorrido.

“Tenemos el plan a largo plazo de interconectarnos con el área portuaria del Pacífico y del Atlántico y con  la Zona Libre de Colón. Desde allí llevar pedidos  al resto del país. O viceversa. Al final somos el ‘sustituto’ de un  agente logístico, porque hacemos su misma función, pero en tierra. Somos una especie de ‘naviera’ o una empresa semejante  que disminuye las distancias del comercio”.

Unas distancias que en el caso de Smartrans recorren el país desde Darién hasta Chiriquí.

Fuente: http://www.martesfinanciero.com/history/2017/05/09/dossier_3.asp